¿Será niño o niña?

Si ya sabes que estas embarazada pero aún no conoces el sexo de tu bebé. Seguramente todos tus familiares y tus amiguis están en el infaltable juego: “yo sé que es!”. Seguro tendrán explicaciones basadas en la ciencia, pseudociencias, mitos, leyendas, cábalas y sortilegios. Sin embargo, no estamos aquí para desmentir ninguno de ellos.

Te aclaro que este artículo no va a apoyar, ni va a desmentir nada. Aunque ninguno de los anteriores tiene alguna base científica. No podemos negar ni mucho menos asegurar sobre la certeza de alguno de ellos. Pero afrontémoslo, tienen un cincuenta por ciento de probabilidad de acertar. Con lo único que contamos es que al menos te divertirás.

Entrando en el tema y separando algunos de ellos. Tenemos unos mitos que predicen dependiendo de cómo cambia tu aspecto o tus gustos en la comida. Tenemos el que te cambia “la forma de tu cara”. se dicen que, si tu cara se pone redonda, tendrás una niña y si no cambia es porque será niño. En nuestro concepto está muy relacionado con el del “gusto por lo dulce o salado”, que es otro mito que afirma que, si te apetece lo dulce, será niña. Si te apetece lo salado, será niño. No sé ustedes pero no me convence.

Otros mitos al parecer se explican por los cambios hormonales. Tenemos el caso del “cambio de color de los pezones” y “el vello en el cuerpo”. Se dice que, si se oscurecen los pezones y te crece más rápido el vello del cuerpo, tendrás un niño. Si no cambia nada de lo anterior, será una niña. Esto puede tener algo de credibilidad. Pero, como dijimos antes, los científicos no han encontrado alguna relación.

Tenemos otros que son el de “las náuseas matutinas” y “los dolores de cabeza”. Para ambos se dice que, si son muy fuertes será niña. Si apenas las sientes, será niño.

Hay otros mitos donde lo que se hace son algunas pruebas caseras como la de “el repollo morado y la orina”. Pero, al buscar como se hace la prueba en internet, se llega a procedimientos con ligeros cambios. La que nos pareció la más acertada (por ningún motivo en particular) es la siguiente. Hay que cocinar un repollo y guardar el agua. Luego, se deja reposar y mezclar con la primera orina del día en iguales cantidades. Si al paso del tiempo el agua se pone rosada es un niño, pero si es más morada es niña. Sin embargo, tendremos que realizar la consulta de cómo es realmente el procedimiento. 

Otra es “la prueba del bicarbonato”. Termina siendo similar a la anterior. Solo que, al mezclar, debes notar que pasa. Si salen burbujas dicen que será niño y si no pasa nada será niña.

Tenemos otra que es muy comentada. Se trata de la prueba “del anillo”. La prueba se realiza cuando se amarra un anillo con algo de hilo y se pone a pendular sobre la barriga. Si se mueve de forma recta será niño, si se mueve en círculos, será niña.

La verdad es que hay muchas opciones. “La tabla maya”, “la tabla china”, “la ecuación matemática” y muchas otras tan curiosas como inverosímiles. Recuerden que no es una ciencia exacta que tenga una efectividad. Pero sí que nos hace pensar.

Esperamos que nos compartan si se atreven a hacerlas, las hicieron o si conocen a alguien que las hayan hecho y nos saquen de la duda y nos digan ¿Cuál es efectiva? Sería bueno saberlo.

Seguiremos compartiendo temas de interés y esperamos sus comentarios.

alimentación para tu bebé

Alimentación para los bebés

La alimentación para los bebés normalmente se dirige en dos líneas: la lactancia materna y la leche de fórmula. Existen casos en donde una madre por alguna situación médica no puede darle leche materna. Tal vez existan razones diferentes a un problema médico, pero normalmente ese es el caso. Lo interesante es que, en el día de hoy vamos a hablar de una opción diferente a la leche materna, la leche de fórmula dando a conocer sus ventajas.

Las razones médicas por las cuales una madre no pueda dar leche materna, pueden ser varias: por un estrés emocional, o puede que tenga alteración con la tiroides y no la han diagnosticado o tal vez solo tiene mastitis y tiene que suspender por un tiempo largo el amamantar a su bebé.

Solo ten en cuenta que existe una alternativa como lo es la leche de fórmula, que igualmente proporciona energía hidratación y nutrientes. No se discute que la leche materna es lo ideal, teniendo en cuenta que es una leche diseñada para nuestros bebés. La leche de fórmula tiene como base la leche de vaca, que naturalmente está diseñada para los terneros. Sin embargo, a esta leche le hacen un tratamiento especial con calor y otros métodos que hacen que la proteínas sean más digeribles. Se le añade más azúcar de la leche (lactosa), se eliminan las grasas láctea y se adhieren grasas vegetales para que se acerque a la leche materna y sea más fácil de digerir. Esto más o menos es lo que se conoce como la leche de fórmula básica.

Algunas ventajas de utilizar la leche de fórmula es que mientras la tengas en la alacena de tu casa, cualquiera de los dos padres o incluso hasta un cuidador, la puede preparar y alimentar al bebé. Así la madre se libera un poco y puede tener un pequeño respiro. 

Otra ventaja, es que algunas leche a base de vaca, vienen reforzadas con minerales como el hierro, lo que algunos expertos califican como acertado para que los bebés no sufran de anemia por alguna deficiencia. Otras leches contienen ácido docosahexaenoico (DHA) y ácido araquidónico (ARA) que se les añade, ácidos grasos, que se consideran importantes para el desarrollo del cerebro y los ojos de los bebé. Otras leches, son a base de soya y carbohidratos, diferente a las leche de fórmula a base de leche de vaca y existen otras que son muy especializadas y que por ejemplo, se deben usar en casos donde el bebé ha nacido prematuro. 

Obviamente entre más especializada la leche, más costosa es. Pero es bueno saber que existe la opción de fortalecer a nuestros bebés con un alimento en particular. Sin embargo, siempre debes consultar a tu pediatra o médico de cabecera para que te recomiende el alimento ideal para tu bebé.   

Si te gusto, comenta o comparte. La próxima semana más temas de interés.

Ref: healthychildren.org

Jugar para estimular a tu bebé

Estimular a tu bebé mediante juegos es algo que seguramente aprenderás a hacer. Realmente, jugar para estimular es algo muy natural y simplemente se manifiesta. No hay una receta mágica para saber qué o cuál es la mejor forma. Sabrás que la tarea de toda madre y padre es ir descubriendo quién es esa personita, y día a día ir conociendo sus gustos y disgustos durante toda la vida.

Para los primeros meses es ideal jugar para estimular todos los sentidos de tu bebé. Y si te das cuenta, ya lo estas haciendo con todo los juegos y actividades que intervienen con el tacto, el gusto, el olor, el oído y la vista. Pero nada supera el estar en los brazos de mamá y papá. Que el bebé sienta tu tacto durante el abrazo, alimentarlo,dándole pecho o con comida de diferentes sabores, dulce, salado, frío, caliente. Sin embargo, que reconozca tu olor al tenerlo en tus brazos, acariciarlo, hacerle mimos, que sujete tu debo. Eso no tiene precio y le estas dando la mejor estimulación posible.

Ahora, te recomendamos que no pares de hablarle y enséñale todas las cosas que tu bebé pueda tener a su alrededor. Los peluches y juguetes le ayudarán a recibir más estímulos, pero recuerda que antes de los tres meses, los bebés no diferencian los objetos, pero sí perciben los movimientos, los colores y las formas. Dedica un rato a nombrar todo lo que tengas a tu alrededor incluyendo el ¿dónde está mamá?

 

apoyo jugar para estimular

 

No puede faltar en los juegos y los estímulos para tu bebé, que reciba un buen baño, en verdad es un festín para los sentidos la sensación del agua, chapotear o ver las cosas como flotan. Además, recuerda que recibir el sol le ayuda a sintetizar la vitamina D que produce nuestra piel para hacer sus huesos más fuertes. Al dar un paseo, le das otro festín de sensaciones y de estímulos nuevos que él irá adoptando como los sonidos, colores y formas que son fuera de lo habitual.

Cuando tu bebé ya haya crecido un poco (nueve meses) será un bebé muy curioso y activo. A los nueve meses podrás jugar a la pelota, gatear con él, jugar con el espejo, jugar a esconder un objeto, tirar objetos (a muchos bebés les encanta este juego). Pero ya a esas alturas, tú sabrás que es lo que más le gusta jugar o hacer a tu bebé. Tú serás la experta.

Esperamos que este artículo te haya gustado. Déjanos tus comentarios y seguiremos trayendo temas de interés.  

cuidando el sueño de tu bebé

Cuidando el sueño de tu bebé

 

El ciclo del sueño de tu bebé.

Los bebés de hasta tres meses suelen dormir entre 14 a 17 horas, entre muchas siestas durante el día y la noche, por cada periodo de 24 horas. Recuerda que tu bebé no sabe que es el día o la noche y es por esa razón que hay que enseñarle. Dentro de las recomendaciones que hablan los expertos es acostumbrarlos de a poco a que concilien el sueño a determinada hora y acoplarlos a un ciclo normal de actividad diaria. Sin embargo, no es tarea fácil y es por eso que aquí te presentamos algunas recomendaciones.

 

Algunas precauciones.

Lo primero y unas de las cosas más atemorizantes es que el bebé debe dormir cerca, pero no en tu cama. Compartir la habitación con él es seguro, dormir junto al bebe en tu cama no lo es. El bebé debe usar su cuna o moisés, con un colchón firme y una sábana bien tendida y estirada. Guarde peluches, mantas, almohadas, cubiertas, edredones o colchas. No coloque nada que pueda causar síndrome de muerte súbita del lactante qué es lo más atemorizante. La intención no es alarmarte, solo queremos que seas consciente y precavida. Pero sigamos con nuestro tema el sueño de tu bebé.

 

Acomodando el ciclo del sueño.

Los bebés suelen estar muy activos durante el día, atentos a todo. Pero se les debe enseñar que hay momento para jugar y momento para descansar. Según los expertos no debes luchar contra la corriente. Recuerda que hablamos de un bebé que está aprendiendo que es el mundo, pero también estamos hablando de tu descanso mamá. Entonces, la regla de oro para las nuevas madres inicialmente es: descansa cuando tu bebé descanse. Conocerás el ritmo de tu bebé y de a poco impondrás el tuyo. Otra regla que podrás ir probando es que debes enseñarle cuando inicia el día. Repite una actividad que tu bebé pueda identificar como un baño, un juego, una lectura, una caminata, o una combinación de las anteriores. He igualmente debes hacerlo para que tu bebé identifique la noche. A medida que vaya pasando el tiempo, ve ampliando las horas de la alimentación para que coma a ciertas horas convenientes. Procura que tu bebé esté activo en el día y así se sentirá cansado cuando llegue la noche.

Podrás encontrar varios artículos muy interesantes en internet que dan más ideas o puedes consultar con los expertos en el sueño. No es broma, puedes revisar en www.sleepfoundation.org donde podrás encontrar varios artículos (en inglés) sobre recomendaciones para que tu bebé tome un ritmo de sueño normal.

Si tienes alguna recomendación sobre este tema, comenta y ayuda a otras madres. Nosotros seguiremos compartiendo más temas de interés.