Estimulación temprana

Estimulación temprana

Estimulación temprana en bebés

Este texto no pretende ser una guía, pero sí un impulso para que te informes sobre el tema y encuentres día tras día más preparada para ese bello momento de ser mamá. Científicamente hablando, el cerebro de tu bebé está totalmente limpio de conductas genéticas. Salvo algunos reflejos como alejar la parte del cuerpo que sienta un pinchazo de un alfiler u orientarse cuando alcanza a ver una luz cerca de sus ojos. Desde el mismo momento en que nace, el bebé aprende mediante la estimulación. Eso es lo que le permite al cerebro hacer conexiones entre las neuronas y desarrollarse. A más estímulos, desarrolla más interpretaciones en su cerebro que se traducen en diversas formas de conectar sus neuronas y es así como tu bebé puede alcanzar un excelente desarrollo de su cerebro. Creando enlaces (sinapsis) y modificando enlaces (plasticidad).

Para estimular a tu bebé de la forma correcta, existen muchos textos y expertos que hablan del tema. Nosotros te sugerimos que le ayudes a su curiosidad. Los bebés son nuevos en el mundo y van a querer tocar todo y probar todo. Ellos necesitan experimentar, intentar cosas nuevas. Por ejemplo, rétalo a que atrape más de dos objetos. Cuando lo suelte, observa si lo organiza, ¿cómo los organizan?, ¿vigila cuando comienza a distinguir colores?, ¿qué hace si le retiras algún elemento?, etc. Los bebés imitan a sus padres, ellos copian lo que ven, pero ¿qué tanto copian lo que quieres enseñarle?, ¿hacen alguna variante? En la parte motora, dejarlo que se mueva como él quiere o que lo intente, que busque girar su cuerpo a conveniencia y que él lo haga por sí mismo, con poca ayuda. Todo esto implica dejarlos un poco solos, pero sabemos que eso es muy difícil. Queremos protegerlos y estar siempre a su lado. Alguien definió la labor de ser padres cómo: “aprender a cuidarlos y conocerlos para luego enterarse que muchas cosas han cambiado y hay que empezar de nuevo”. Sin embargo, lo mejor que pueden hacer los padres es encontrar esa justa medida de permitirles explorar y que aprendan por ellos mismos, pero al mismo tiempo estar vigilantes, protegerlos y cuidarlos siempre teniendo presente que todo puede cambiar. Este tema es muy amplio y altamente discutido. Nadie tiene la última palabra, pero muchos coinciden en que hay que evitar llevarlos de la mano constantemente. Solo ten en cuenta que al final, el amor es todo lo que debes enseñarle. 

Referencias:

“La Estimulación Temprana: Enfoques, Problemas y Proyecciones”; Dr. Franklin Martínez Mendoza.

“La Estimulación Temprana En El Desarrollo Creativo De Los Niños De La Primera Infancia”; Dr C Edilia Perdomo-González. Revista Científico-Metodológica, No. 52, pp.29-34, enero-junio, 2011.